Puentes que esconden secretos para los viandantes

Puentes. Esas vacaciones que no te cuentan en tu trabajo pero que disfruta de una desconexión durante más que un fin de semana. Perdón. Es que con este calor me apetece cogerme un puente y viajar por algún sitio con nieve pero ya si eso otro día que hoy vengo a hablar de puentes que esconden secretos. ¿Asustadx? ¿Preparadx? Si has llegado hasta aquí, tienes que cruzar.

En México, el secreto es el puente

Espero que te haya gustado este girito pero es que el Puente de Bubas fue un secreto en sí hasta hace solamente 7 años.

Es un puente que fue creado en el siglo XVII, unos 100 años después de que los franciscanos se establecieron en la ciudad de Puebla. Se erigieron a lo largo del río San Francisco y de ahí que se necesitara la realización de puentes.

Anteriormente, había recibido el nombre de Puente del Toro pero fue en 1999 cuando tras unas obras de excavación descubrieron este puente. Para deleite del viandante, lo habilitaron al paso para poder visitarlo y ahora forma parte del corredor turístico denominado como “Los Secretos de Puebla”. ¿Ironía o genialidad? México siempre ha sido uno de los mejores países.

El puente de Praga tiene saborcito

La verdad es que quien no ha vuelto de Praga y se ha quedado fascinado con la estructura del puente de Carlos (Kaluv Most). Hay un secreto a voces que dice que si tocas la figura del perro que hay en una de las figuras, volverás a Praga algún día.

Fuera bromas. Lo hice. He vuelto. No sé qué más necesitáis para saber que es verdad.

El secreto que sí que pocos conocen es cómo se hizo la estructura entre los bloques de piedra y es que para ayudar a la creación de la mezcla con el mortero se utilizaron yemas de huevo. Imagínate a los albañiles de la epoca ahí batiendo aquello.

Solo falta preguntarles si hicieron la tortilla con cebolla o sin cebolla. Pero supongo que eso seguirá siendo un secreto.

Un altar en mitad de un túnel en España

Sí, sé que he puesto puentes al principio pero al final un túnel es igual que un puente pero al revés.

Si tenéis la suerte (o no) de bajar por la autovía A-5 de Madrid hacia Extremadura podréis ver parajes preciosos llenos de árboles. Pero el secreto que nos ocupa hoy se encuentra en el kilómetro 217 de la autovía.

En ese momento, entras en un túnel cercano a las Casas de Miravete. Un túnel largo que pasa desapercibido. La historia cuenta que uno de los obreros murió durante la construcción y era muy devoto de la virgen.

Sus compañeros crearon un altar en uno de los salientes de las salidas de emergencia. La próxima vez que paséis echadle un ojo a vuestra parte izquierda. Pero si no vivís en España o no queréis visitar Extremadura os dejo por aquí un enlace de google maps donde podrás ver como a la izquierda hay una luz encendida con una figura dentro de una caja. Es difícil de ver por la mala luminosidad pero se puede encontrar.

Echa un segundo vistazo a este puente en Alemania

Al este de Alemania, donde Polonia y Alemania se dan la mano (hablando de fronteras), se encuentra un hermoso puente que, ya de por sí, está escondido y cuesta llegar pero esconde una imagen diferente dependiendo del sitio donde lo veas.

Entre el frondoso Parque Kromlauer encontramos el puente Rakotzbrücke, apodado “El puente del Diablo” porque nadie sabe cómo puede mantenerse en pie todavía si la estructura que lo sujeta es tan débil. No temáis que no se puede subir a él, ni pasar por debajo. ¡Siempre seguros!

La cuestión es que este arco perfecto, visto desde una distancia más alejada de lo normal, te ofrece una circunferencia perfecta debido al reflejo que te dan sus aguas tranquilas. En esta foto lo podéis ver más claro.

Rakotzbrücke puente

Yo que soy un fan de la simetría estoy DESEANDO volver a Polonia y visitar de paso este puente tan genial.


Y aquí terminan los secretos de hoy, pero llegarán más. Recuerda que nada es lo que parece y que cada ciudad esconde sus secretos. ¿Conoces algunos de ellos? Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba