Historias de miedo: espíritus caseros en el mundo

historias de miedo espiritus caseros

Seguro que todos habéis oído las típicas historias de miedo que nos cuentan nuestros padres cuando somos pequeños: el famoso Coco. Ese espíritu que vive debajo de la cama y te come sino te duermes temprano.

Pues bien, el Coco es solo uno de los muchos espíritus que adornan los cuentos de terror que los padres cuentan a los niños -o entre ellos- para que se porten bien y haya buena suerte en el hogar. Aquí van algunos de ellos.

*Este es un artículo no apto para gente asustadiza, no sea que se te aparezca algún fantasma esta noche y nos eches la culpa.

Domovoi, “el espíritu de la casa”

Para los rusos y los polacos, todas las casas tienen un domovoi que protege a la familia y se encarga de labores agrícolas. 

¿Qué le encanta? Las fiestas de invierno con otros espíritus vecinos.

¿Qué detesta? La gente que blasfema o no es limpia.

Zashiki-Warashi, “niño de la habitación de huéspedes”

zashiki-warashi

Es un espíritu es una niña japonesa que tiene la cara roja y viste kimono. Se cree que es algún antepasado de la familia con la que vive.

¿Qué le encanta? Las casas viejas, grandes y prósperas (con dinerito para chuches, supongo), sobre los que atrae todavía más fortuna.

¿Qué detesta? Que la familia empieza a perder riqueza y bienestar. En ese caso, se va.

Tomte

tomte

Este espíritu es sobre todo nocturno, de Escandinavia, y protege granjas y campesinos. Sin embargo, en países como Suecia se ha terminado convirtiendo en una especie de Santa Claus, por eso de que tiene un gorro rojo y sale por las noches.

¿Qué le encanta? ¡Los regalos! ¿Y a quién no?

¿Qué detesta? Los insultos o, por encima de todo, que te mees en el granero. Si lo haces, te dolerán los oídos y se morirá algún animal.

Clurichaun

clurichaun

Cómo saben los irlandeses al crear un hada cuyo único trabajo es defender la bodega de robos de sirvientes. Por algo es el hermano oscuro y malvado del famoso leprechaun.

¿Qué le encanta? Se dice que siempre están borrachos, así que podemos hacernos una idea. Además, según los irlandeses, estas criaturas adoran montar ovejas y perros como si fueran caballos. Un poco borracho sí que hay que estar para hacerlo, ¿no?

¿Qué detesta? Que no los cuiden bien. En ese caso agrian el vino.

Yunwi Tsunsdi, “pequeñas personas”

yunwi-tsundi

Los cheroquis de América del Norte creían que estos espíritus del bosque son invisibles y su ocupación consiste en chocar con las personas y romper cosas de las casas, aunque sus defensores dicen que esto sólo lo hacen con aquellos que han sido irrespetuosos.

¿Qué le encanta? Los hermanos gemelos, porque son los únicos que pueden verlos.

¿Qué detesta? A los hechiceros, que los capturan para que hagan tareas.

Hob

¿Habéis oído hablar de Dobby, el elfo de Harry Potter? Esta criatura de Escocia y el Norte de Inglaterra se le parece mucho: es muy útil trabajando en casa y la granja.

¿Qué le encanta? Los niños. Es muy cariñoso con ellos.

¿Qué detesta? Que lo irriten. Pero tranquilo, si quieres deshacerte de él puedes regalarle un traje nuevo y se irá.

Bes

El dios egipcio más campechano de todos. Es un enano que lucha contra los espíritus y protege a las mujeres y los niños. Un dato curioso es que es de los pocos dioses que se representa de frente y no de perfil como es característico en el antiguo Egipto.

¿Qué le encanta? Todo lo bueno, pues lo protege. Sobre todo el amor y el placer sexual.

¿Qué detesta? Los malos espíritus y las bestias (sobre todo las serpientes), a las que mata con sus propias manos.

Boggart

Es un diablillo esocés que se esconde debajo de la cama y por la noche te tira de la manta, las orejas, y te toca la cara con su mano fría. Sin duda, el peor espíritu de todos.

¿Qué le encanta? Que lo llamen. En ese caso, se queda para siempre contigo. Y deduzco que también le encanta el cine, porque sale en Harry Potter, las crónicas de Spiderwick, etc.

¿Qué detesta? Las herraduras. Son para él como los ajos para los vampiros. Huye.

Aitvaras

aitvaras

Se parece a un gallo o un dragón con la cola siempre en llamas. Esta especie de animal lituano suele meterse en problemas, pero si aún así quieres hacerte con uno, puedes sacarlo de un huevo fecundado por un gallo anciano o comprárselo al diablo a cambio de tu alma. Una ganga, vamos.

¿Qué le encanta?  La leche, monedas o grano, pues suele robarlos.

¿Qué detesta? Estar encerrado en casa, pues cuando sale es cuando adopta su forma de dragón.

Si quieres saber más sobre la historia de este gallo mágico, puedes leer su leyenda completa en este artículo.

Kamui-Fuchi, “diosa del hogar”

Kamui-Fuchi

Es una diosa que protege el hogar en la cultura de los Ainu, en Japón, quienes se comunican con ellos mediante bastones mágicos.

¿Qué le encanta? Las casas ordenadas y que cuides tus relaciones familiares. En ese caso, conseguirás que te haga algún favor.

¿Qué detesta? Que se apague el fuego de la casa.

Zao Jun, “el dios de la cocina”

zao-jun

Al igual que los demás, Zao Jun también se encarga de proteger casas. Este dios chino informa al cielo sobre el buen o mal comportamiento de las familias.

¿Qué le encanta? La organización y armonía en las relaciones personales. En función de eso, pide recompensas para las familias.

¿Qué detesta? No tener una imagen suya encima del horno y que en su aniversario no se le ofrezca comida e incienso.

Como ves, toda la vida se han transmitido en diferentes culturas historias sobre duendes, hadas, espíritus y dioses que cuidaban nuestro hogar o lo atormentaban a causa de nuestros malos actos. Es como cuando te dicen que si te portas mal el 6 de enero recibirás carbón, solo que imagínate que el castigo dura todo el año e implica la muerte de animales, que te desarropen mientras duermes o que te piten los oídos.

Suena bastante dramático molestar a estos espíritus, así que una servidora se va marchando ya, por si acaso. Una pena, porque esto empezaba a ponerse divertido.

Nota: Gran parte de los datos han sido obtenidos del libro Listamanía (2012).

Logo Panapo

Sobre nosotros

Contacto

Movidas legales

Política de privacidad
Política de Cookies