Galungan: Más que 10 días de celebración en Bali

Galungan

No sé si os pasa pero es escuchar el nombre de Bali y se me viene a la cabeza turistas de Occidente buscando un oasis de esperanza y tranquilidad con playas paradisíacas. Esta semana y queriendo descubrir qué más podía ofrecer este bello país, me topé de lleno con una de sus fiestas religiosas más importantes: Galungan. Son 10 días pero hay celebraciones anteriores y posteriores que estiran hasta 14 días este rito. Poneos vuestras mejores galas, que nos vamos de fiesta.

Todo empieza 3 días antes que el día grande.

Empezamos con el día de Penyekeban. Al ser un día tan señalado, la preparación es clave. Durante esta jornada, los ciudadanos se encargan de preparar las ofrendas de fruta a los dioses. Para ello, cogerán fruta madura y la pondrán dentro de jarras de barro que adornarán con hojas de plantas y árboles.

Posteriormente, cubrirán la jarra con barro y encenderán sobre ella una hoguera para que las frutas empiecen su proceso de maduración.

2 días antes, llegamos al día de Penyajaan. Un día en el que las más cocinillas de la casa se dedican a cocinar deliciosas tartas que tienen el nombre de jaja. Españoles, esto no es de risa… También se pueden preparar algunos snacks o dulces típicos locales. La creación de jaja, también llamado nyajaang -de ahí el nombre del día-, es un símbolo de la intención de hacer las cosas bien. Este “hacer las cosas bien” es la clave de toda esta celebración que no es más que una fiesta en la que el Bien gana sobre el Mal en el mundo.

El día anterior Galungan es un día de mucho estrés porque hay que preparar todo perfectamente para el día grande. Este día es conocido como Penampahan que, literalmente, significa sacrificio. Personas veganas o muy amantes de los animales saltaos por favor el siguiente párrafo. Gracias.

A ver, no tiene mucho misterio. El lawar, babi guling o el satay se hacen normalmente con pollo y cerdo. Así que este día están todos contentos menos estos animales. Mientras la preparación sigue a contrarreloj, los animales que han estado cuidando se sacrifican a los dioses para que formen parte del festín al día siguiente. Suele ser un día muy familiar donde todos los miembros se reúnen.

Llega el día esperado, todo preparado para el Galungan

Aunque bueno, realmente no es solamente un día, sino 10. Cada año, para los occidentales, se celebra un día distinto pero porque siguen el calendario Pawukon. Un calendario que tiene 210 días divididos en semanas de 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10 días. ¿No molaría tener una semana de un día? Para que luego digamos que se nos hace larga la semana. Este año, por si estás a tiempo de ir, cae en nuestro 20 de Noviembre.

Como comentaba antes, durante estos 10 días se celebra la victoria del bien, al que llaman Dharma, sobre el mal, que denominan Adharma. Durante este tiempo, los ancestros vuelven del cielo para darse un paseo por la tierra. Se crean altares y ofrendas tanto para ellos como para el Dios que los protege y los ampara en este cielo.

Como símbolo más importante de estos 10 días los balineses crean una especie de semi-arco de bambú decorado con vívidos colores y hojas de coco a los que llaman penjor. Aunque supongo que no todos lo verán del mismo color. Sirve como llamada de bienvenida a los ancestros a volver a casa.

Es una festividad muy conectada con la espiritualidad. Además del banquete y de las fiestas coloridas o bailes que se pueden ver en diferentes puntos de las ciudades, la mayoría del tiempo la pasan en el templo. Esta festividad es un recuerdo de que estamos vivos y a sentir una conexión con nuestros antepasados y con Dios.

En el templo se hacen cánticos y se visten de forma tradicional. De hecho, una curiosidad en este aspecto es que los balineses creen que el alma se encuentra en la cabeza y que si no se cubre, se puede escapar. De ahí que podamos ver la utilización de turbantes muy a menudo en estas fiestas o incluso durante toda su vida.

Nada termina después del Galungan

Llevamos 13 días de fiestas pero para los Balineses todavía no es suficiente. El día número 10 de estas jornadas de Galungan llega otro de los días más importantes, el Kuningan. Este es el día en que los ancestros vuelven al cielo después de haber visitado a sus familias.

Este día es uno de los días más espirituales. Los templos se llenan de personas agradeciendo a Dios por su gracia y sus bendiciones y llevando ofrendas. Después de la visita al templo, como no puede ser de otra manera se junta a comer. El plato típico de este día es el Nasi, un arroz amarillo con cúrcuma y leche de coco. De hecho, la traducción de Kuningan es literalmente “Amarillo” debido a este plato.

Durante este día, se adornan las casas y los templos con dos tipos de decoraciones: el Tamiang y el Endongan. El Tamiang es un escudo redondo que representa la protección, la defensa y el ciclo de la vida. Se utiliza para recordar a los vivos la siempre presencia del karma. El Endongan es una bolsa de provisiones. Suele estar hecha con hojas de coco y contener semillas o fruta y simboliza las previsiones que se le dan a los ancestros para volver al cielo.

Tras tantos días de fiestas y celebraciones nos queda un último día: el Manis Kuningan donde, como decimos aquí, ¡LO DAN TODO! Bailes, bebida, comida, fiestas… Es el resumen de los últimos 14 días y el broche perfecto para terminar el Galungan como debe ser.


La verdad es que me han entrado muchas ganas de ir. Los balinenes tienen fama, además, de ser muy hospitalarios y me encantaría vivir esta conexión con el presente y el pasado para centrarme en hacerlo bien en el futuro.

Y con esta reflexión me quedo. El día 20 de noviembre os desearé feliz Galungan. Hasta entonces, nos vemos en otra.

Suskma!

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba