5 Curiosidades sobre Tailandia que no sabías

curiosidades sobre tailandia

Todos hemos oído hablar de las famosas playas de Tailandia, las grandes rocas en medio del mar donde se grabó una película de James Bond, o los innumerables locales de striptease. Sin embargo, todavía hay muchísimas curiosidades sobre Tailandia que seguro que no sabías y que, para lo bueno y para lo malo, me sorprendieron enormemente cuando estuve.

Y como no quiero que te amenace la mafia, hagas el ridículo insultando sin querer a la monarquía o te quedes sin palabras y totalmente sorprendido a cada cosa que veas como me pasó a mí, mejor que sigas leyendo y te enteres de qué va la vaina.

Cuidado con las cabezas

Qué tontería decir “tener cuidado con la cabeza” ¿no? Pues no para un tailandés. Con relación a este tema hay dos cosas muy importantes.

La primera es que nunca debes tocarle la cabeza a un asiático, porque es de malísima educación y se entiende casi como un insulto. Se supone que es la parte de tu cuerpo que está en contacto más directo con la divinidad, por lo que tus manos no pueden entorpecer esa especie de conexión.

En cuanto a lo segundo, ¿te suena la típica cabeza de Buda para decorar el salón o el jardín? Otra malísima idea que nunca verás en Tailandia, ya que la cabeza de Buda SIEMPRE tiene que estar por encima de tu cintura, ya que es algo superior a ti. Esto implica que tampoco puedes tatuarte su cabeza o llevar otras representaciones suyas.

La mafia tailandesa no es cosa de broma

Bangkok es conocido por la fiesta, el turismo sexual, los clubs, y un largo etcétera de luces, drogas, música y rock and roll, pero haced caso a los consejos por una vez, que todo son risas en Bangkok hasta que te amenazan con llamar a la mafia en un puticlub. Sí, estas cosas pasan aquí.

Por eso es importante ¡que tengas cuidado! Aunque el mayor capo de la mafia tailandesa no va a venir a robarte con una navaja recién afilada, sí que hay muchísimas estafas por todos lado, por lo que nunca:

  1. Entres en un club donde no haya más gente y no dé a la calle.
  2. Sigas a alguien y dejes que te desubique por las calles de la ciudad.
  3. Enseñes el dinero que llevas en efectivo.

Si haces cualquiera de esas tres cosas por la noche puede ser (y solo puede ser, esto no es una ciencia) que te metas en un lío. Así que ten cuidado.

Nacionalistas de corazón

Actualmente Tailandia es una monarquía y, aunque como en todos lados hay fanáticos y detractores, en el país en general hay un profundo respeto hacia su monarca. Al igual que en la India, antes de emitir una película en el cine todo el mundo se levanta y en la pantalla aparece el himno (que la gente canta) y fotos del rey.

¡Pero no sólo eso! Si no que en ciertos días especiales suena en algunos parques y lugares públicos. En esos momentos todo el mundo se detiene en la calle como si fueran estatuas y esperan en silencio a que la música termine como símbolo de respeto a la monarquía.

Otra cosa muy curiosa es que hay mucha gente que tiene la foto del rey en su casa. Hasta el punto de que la tienen en el salón como si fuera la foto de un familiar más o sobre la cama, igual que nuestras abuelas con el niño Jesús o el mítico crucifijo. 

¿Desplazarse por Tailandia? ¿Cómo?

Si necesitas ir de lado a lado, sin duda va a haber varias cosas que te llamen la atención. Mi favorita es que tanto en autobuses como aeropuertos los monjes tienen asientos preferentes, igual que aquí las embarazadas o los minusválidos. Estos mismos monjes además no pueden sentarse en la fila de asientos con las puertas de emergencia a mitad del avión. Aunque no sé a ciencia cierta por qué, si tuviera que jugármela diría que tiene que ver con su vestimenta y el hecho de que entorpezca el paso.

Una vez sales del aeropuerto, otro dato curioso es cuando quieres coger un taxi. Bangkok tiene tanto movimiento, tantos turistas y tanto tráfico que en el aeropuerto hay una sala enorme sólo para pedir taxis. Cuando entras te dan un número -como en la pescadería- y esperas. El día que llegué y pedí mi número iban por el 400. A mí me tocaba el 492.

Por último, sin te cansas de esperar el taxi y tomas un autobús (o uno de los famosos tuk tuk), fíjate en la decoración. En algunos parece que te encuentres en el bus de los Picapiedras, ya que tienen el suelo de madera y en lugar de aire acondicionado el conductor tiene un ventilador de hélices sobre su cabeza. 

Había prometido 5 curiosidades, así que antes de despedirme te dejo una más: en Tailandia existe el tercer sexo llamado kathoey y está totalmente aceptado y normalizado, por lo que el número de trans que hay por metro cuadrado en Tailandia no se encuentra en ningún otro sitio.

No sé si volveré a este apasionante país, pero si vas, toma nota de estos detalles. Te harán falta para sobrevivir en este maravilloso y alternativo lugar.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba