Argentina: mismo idioma, diferente estilo de vida

como vivir cordoba argentina

Todo el mundo conoce la bella capital de Buenos Aires. Sin embargo, aunque compartamos un idioma y Buenos Aires parezca una ciudad europea, el resto del país tiene una cultura peculiar y muy diferente a la del resto de países. ¿Sabes, por ejemplo, cuál es la segunda ciudad más grande de Argentina? ¡Córdoba! Una ciudad casi igual de grande que Madrid pero igual de ignorada que Villaconejos. Te contamos cómo es realmente vivir en Córdoba, Argentina, para que puedas decir algo más del país aparte de carne y tango. 

Igual que hicimos en el artículo un día en Bélgica, aquí tienes una caricatura de cómo podría ser un día en Córdoba, Argentina. 

Aviso al lector: Dale una oportunidad, porque te aseguro que te sorprenderás.

12:00 – Resaca de buenos días

Córdoba es una ciudad universitaria. Y como buena ciudad invadida por jóvenes estudiantes, hay fiestas casi a diario. La gente se arregla como si fuera el bautizo de la princesa -chicas, prohibido llevar vaqueros- y salen a darlo todo hasta el amanecer.

Lo típico es reunirse a las 11 de la noche y hacer lo que allí llaman la previa, o sea el botellón, pero en una casa. Luego se bebe siempre, estés donde estés, Fernet (una bebida típica italiana) con Coca Cola. Y si no te gusta, oirás a algún argentino decir que “si no te gusta, es porque no has probado el que prepara él/ella”. Debe ser que hay una manera mágica y particular para prepararlo. No sé.

Así que lo normal es despertarte más bien tarde con una apisonadora con taladros en la base pasándote por encima el cuerpo.

13:00 – Excursión en transporte público

Hay tres particularidades notorias en el transporte del país:

  1. El autobús se paga con tarjetas de prepago (las tarjetas de teléfono también). Pero lo interesante es que son tarjetas que te permiten quedarte en números negativos, lo cual es todo un alivio cuando olvidaste poner dinero.
  2. Aunque solo lo vi una vez en una universidad privada, es posible encontrar paradas de autobús con calefacción. Vamos, que si tienes que esperar a las 11 de la noche con un frío horrible, siéntate en el banquito de la parada para calentarte el trasero.
  3. La joya de la corona son los viajes largos en autobús. En Europa tenemos viajecitos con los que obligatoriamente tienes que hacer paradas cada 3-4 horas, pero en Argentina los autobuses hacen viajes de hasta 40 horas y ¡no paran! Mi récord está en 23h de viaje en un autobús con 2 conductores que se turnaban para echarse la siesta. Había un baño, una máquina de café y agua, mantas y bocadillos. Y a hacer kilómetros.

13:30 – Visita al supermercado

Una de las mejores cosas de viajar es ir al súper, porque nunca sabes qué te vas a encontrar. En Argentina es bastante peculiar, porque todo puede pagarse a plazos. Incluso un bric de leche.

Hay cosas además que, a no ser que vayas a una gran superficie, son imposibles de encontrar en los comercios de barrio. ¿Algunos ejemplos? Yogur natural -solo encontré de vainilla o fruta-, papel de váter de doble capa -no lo echas de menos, hasta que no hay- y ¡pescado! 

Y pescado, ¿por qué no? Porque la comunicación terrestre es mala, lenta y son distancias larguísimas, así que es muy caro llevar pescado a las zonas interiores del país.

En cuanto a la ropa, olvídate también de salir de compras. La ropa es tan cara que lo normal es llevar los vaqueros a remendar o los zapatos al zapatero en lugar de comprar unos nuevos. El hobby de ir de compras con las amigas es algo atípico en según qué zonas del país. 

¡Por cierto! No puedo pasar a otro punto sin antes comentar que las piezas de ropa en Argentina tienen nombre de profesiones: un chubasquero es un piloto, y una sudadera un buzo.

20:00 – Quedada con los amigos

Si tienes la suerte de tener amigos argentinos (no solo porteños, los demás también, los de la Argentina profunda) notarás tres cosas:

  1. No sabemos nada de acentos argentinos. Imagínate que cada vez que conocieras a alguien que no fuera español, imitara el acento de Sevilla o de Galicia. Algunos se sentirían identificados, pero la gran mayoría no. Pues pasa exactamente lo mismo con el acento argentino. En Córdoba, concretamente, dicen que es como oírles cantar. 
  2. Una gran cantidad de argentinos tienen pasaporte europeos por sus abuelos o sus padres. Es muy curioso que haya tantísimos europeos que nunca han estado en Europa.
  3. Si te cuentan un chiste, no te enfades. Si en España hacemos chistes sobre los habitantes de Lepe, en Argentina los chistes sobre gente tonta son de gallegos. 

22:00 – Llega lo bueno: el asado argentino

Aunque las vacas, el mate y el tango son el patrimonio cultural más importante del país, es curioso que estén siempre en duda por sus vecinos de Uruguay.

Según ellos, el tango tiene sus orígenes en Montevideo (se dice que La cumparsita se bailó por primera vez en el café La Giralda, en Uruguay). Además, Uruguay tiene casi 4 vacas por persona, mientras que Argentina poco más de una; y es el país que bebe más mate del mundo. De hecho, beben tanta agua caliente, que es uno de los países con más personas con cáncer de esófago. Así que bueno, aunque Argentina se haya llevado toda la fama, Uruguay se merece un poco.

Y bueno, si estás en un asado -sea uruguayo o argentino- ¡¡aprovéchalo!! Porque no es tan común como todo el mundo cree. Comer asado es como comer marisco en España: un plato típico, delicioso, pero que se come algún domingo y en fechas especiales (sí, algunos comen asado en Navidad).

Para terminar, escucha algo de música típica en la cena, como buen cordobés. Aquí va una canción de cuarteto, el estilo de la zona. Aunque admito que no me quedó claro si es como Julio Iglesias en España -que ya da un poco de pereza- o Luis Miguel en México -que también es viejo, pero sigue siendo considerado lo mejor del país-.

Una servidora se marcha, una pena, por que esto empezaba a ponerse divertido.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba