Cómo tener buenos modales en Vietnam

Tal y como ya te comentamos en un artículo anterior sobre ser educado en Corea, saber comportarse en un país extranjero no es tan fácil como parece. Por eso mismo, después de un tiempo allí y de preguntar a varios locales, te traemos una lista para que aprendas a tener buenos modales en Vietnam y que no acabes siendo perseguido por un grupo de vietnamitas rabiosos (que no, que en ese país la mayoría de la gente es tan encantadora, que me parece casi imposible que puedas tener un percance similar, pero sería gracioso, eh).

Antes de continuar, tienes que saber que probablemente hay muchas más cosas a tener en cuenta a la hora de comportarse correctamente en Vietnam, pero a veces no es tan fácil ser consciente de nuestras propias convenciones sociales. Si no, ¿qué dirías tú que es de buena y de mala educación en tu país? ¡Déjalo en los comentarios y a lo mejor podemos escribir otro artículo sobre ello!!

Y ahora sí, ¡empezamos!

Descalzo todo se siente mejor

Te guste o no, lo primero en lo que piensa cualquier persona que visita o es de Vietnam es el hecho de que hay que quitarse los zapatos siempre que entras a una casa vietnamita. Una casa o incluso restaurantes u oficinas que, aunque no es tan común, también suele verse bastante.

Esto es algo obligatorio al contrario que en las culturas occidentales, donde lo más común es que la gente se pasee por casa con zapatos (o tacones, como suele hacer la vecina de arriba).

Presta atención a lo que dices

Esta norma no debe preocuparte mucho a no ser que hayas decidido aprender a hablar vietnamita, y es que tienen un pronombre en función de la edad de la persona con la que hablas, y equivocarte puede considerarse una gran falta de respeto.

Por ejemplo, si la persona con la que hablas es más joven o mayor, hombre o mujer… En cada uno de esos casos, el pronombre cambia. Tienes que tener cuidado porque a veces, si no estás muy seguro de la edad de alguien y lo tachas de niño o, al contrario, de anciano, puedes estar metiendo bastante la pata.

Otra cosa importante a la hora de dirigirte a un vietnamita es que, mientras que en Europa es habitual ser franco y directo, en Vietnam eso es considerado una total falta de respeto. Estar en desacuerdo o hacer preguntas en público es una forma de hacer que alguien pierda su reputación, dignidad o prestigio. Como ves, es cosa seria. Así que si tienes alguna sugerencia o cambio que quieras implementar, lo mejor es que se lo comentes a la otra persona en privado, siempre con mucho respeto y cuidado.

Dar y recibir amor no es tan fácil

Al igual que en muchos otros países de Asia, los PDA (Public Displays of Affection) como abrazar a alguien o darle un beso no es común. Si lo haces, la gente que pase por tu lado se sentirá violentada y no dejará de mirar al suelo hasta que pares.

Y algo que desde luego no debes hacer nunca, y cuando digo nunca es nunca, es tocarle la cabeza a alguien, especialmente a los niños. Es de muy mala educación.

Cuidadito con esas manos

No solo tienes que tener las manos quietecitas cuando se trata de interactuar con otra persona, sino que cuando le das algo a alguien, sea un regalo o un billete para pagar, tienes que hacerlo con las dos manos, sobre todo a gente que es mayor que tú. Usar solo una se considera de mala educación y muy irrespetuoso. 

De hecho, fíjate que cuando interactúas con gente de países asiáticos, por norma general te dan los billetes del cambio o recogen tu dinero con dos manos.

Y por último, otra cosa que debes procurar no hacer es jugar con los palillos de la comida cuando estés en un restaurante o casa de alguien. Para los vietnamitas implica mala suerte y fortuna usar o colocar los palillos de una manera incorrecta, como clavarlos directamente en el bol. Eso es, definitivamente, algo a evitar.

Como ves, igual que dicen lo de “cada maestrillo tiene su librillo”, cada país tiene sus convenciones sociales que tienes que conocer -al menos lo básico, eso que si haces mal te puede meter en un lío-.

Espero que estos básicos te sirvan para pasar un tiempo de locos en uno de mis países favoritos. Sin duda, te encantará. Una servidora se marcha ya, una pena, porque esto empezaba a ponerse divertido.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba