Vivir en Bruselas: choque cultural al lado de casa

vivir en bruselas cultura

Bruselas es conocida por ser el centro económico y político de Europa. Capital de Bélgica, famosa por su grasienta -pero deliciosa- comida, los cómics y dos lenguas oficiales bien distintas entre sí: el flamenco y el francés. Bueno, y las coles de Bruselas, que tienen su origen en ese país. Hasta aquí lo que cualquiera sabe pero, en serio, ¿cómo es realmente vivir en Bruselas? ¿Es todo comer patatas fritas y gofres o la capital europea tiene algo más? 

Os dejo el horario que mejor representa un día en Bélgica, pero antes de nada, absténganse de leer aquellos a los que no les gusta la lluvia, el reggaetón o desperdiciar plástico. Es broma, ¡si no, nadie leería este artículo!

8:00 – ¿Buenos días?

Como en todos los países, hay tópicos que se cumplen y otros que son fruto de algún que otro exagerado. Sin embargo, en el caso de Bélgica, los meteorólogos y las estadísticas no mienten: el clima belga tiene truco y el cielo es uno de los más nublados. El cielo está completamente encapotado 12 horas de las 24 que tiene el día, durante todo el año.

Muchos dirán: “Ya lo sabía. Es lo primero que te dicen cuando nombras Bélgica en voz alta”. Pero lo que muchos no piensan es que el hecho de que esté siempre encapotado no ayuda a saber con antelación si ese día va a llover o no. Miras al cielo y piensas: “Lloverá, cogeré un paraguas” o “Siempre está encapotado, seguro que no llueve”. Sin embargo, las probabilidades de equivocarse fijándose sólo en el cielo son muy elevadas. Así que no te olvides el paraguas, por si acaso.

8:30 – Coger el metro al trabajo

Todos los carteles están en francés y flamenco, que son idiomas que ni siquiera vienen de la misma raíz -y qué deberías estudiar si planeas vivir en Bélgica-. Esto es muy confuso en momentos en los que coges el metro. Por ejemplo, sabes que tienes que bajar en la parada Arts Loi, pero ves un cartel que pone Kunst-Wet. Será la siguiente, ¿verdad? Pues no, es la misma, ¡date prisa que ya se están cerrando las puertas! 

9:00 – Apasionada llegada a la oficina

En Bélgica se da un beso al saludar en lugar de dos. Además, los belgas son muy educados y cercanos, así que en mi empresa -lo confieso, no sé si esto es lo típico en Bélgica o solo le ocurrió a una servidora- había que dar un beso a cada uno de tus compañeros de trabajo al llegar y otro al marchar. Daba más besos en una sola mañana en la oficina que el día de Navidad. 

17:00 – De vuelta a casa

Desde supermercados, hasta tiendas y andenes del metro, la música de reggaetón es un must en Bruselas que suena en todas partes. Aunque es cierto que a veces varían un poco y pasan de reggaetón latino a Melendi o Fito y Fitipaldis. Nunca imaginé que tendrían fans en esta parte del mundo, pero está pasando.

18:00 – Corre al súper, si tienes tiempo

Los horarios belgas son bastante diferentes a los españoles (bueno, los horarios españoles son bastante diferentes a todos los del resto del mundo, por norma general). No sólo las tiendas cierran a las 18-18:30, sino que pasadas las 10 de la noche está prohibido hacer ruido en la calle o en casa. Y como además los domingos cierra todo, o corres al súper nada más salir de trabajar o el sábado, el día de la resaca y la pereza, es el día que toca ir a hacer las compras. 

19:00 – Con “C” de cocinar y contaminar

Como país limpio y moderno que es, el plástico gobierna absurdamente los supermercados. Todo viene envuelto en plástico, por ejemplo, cuando compras arroz este viene ya separado en pequeñas bolsitas para ponerlas directamente en la olla y que así no se peguen en la cazuela. ¡Incluso venden huevos sueltos ya cocidos!

20:00 – Camino al bar, como no

El número de expatriados y turistas -sobre todo españoles- en Bruselas aumenta cada año por lo que, sobre todo en la zona centro, es muy común oír casi a más gente hablar español que francés. Casi puedes sentirte como en casa mientras paseas.

21:00 – Empieza la diversión

En países donde se cena temprano, la fiesta también empieza antes. Aquí, lo más típico es la cerveza belga (existen más de 1.500 tipos), las ostras, los gofres y las patatas fritas aunque, seamos sinceros, estos dos últimos son tan grasos que a pesar de ser el motivo estrella por el que mucha gente habla de la “gastronomía” belga (¿los gofres y el sirope de chocolate pueden ir en la misma frase que la palabra gastronomía?), saturan bastante rápido.

3:00 – Sueña con dibujos animados

Los bares han cerrado, ya te has mojado un poquito y comido una ración doble de patatas fritas con salsa para mantener a raya la resaca del día siguiente. ¿Qué toca ahora? Volver a casa soñando despierto. Por las calles del centro, cada pocas casas puedes encontrar ilustraciones de decenas de personajes de cómics. Depende de las cervezas que te hayas tomado (en Bélgica suelen tener entre 8º y 11º), hasta puedes pensar que te has convertido en Tintín por un ratito.

Por supuesto hay muchísimas más curiosidades que descubrir de esta maravillosa ciudad. Esto sólo es un cómico spoiler al que os dejo añadirle vuestra propia versión. ¿Os atrevéis a vivir en Bruselas?

Una servidora se marcha, una pena, por que esto empezaba a ponerse divertido.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba