Diferencias entre las casas mexicanas y las españolas

casas mexicanas casas españolas

Ya sea por las condiciones climatológicas o las costumbres, las casas se adecuan según al país en el que están. Al llegar a España vi que las casas mexicanas y las españolas cambiaban, pero ¿cuáles son las diferencias?

Fachadas diferentes 

En México se acostumbra pintar solo la parte frontal de la casa de algún color llamativo, de esos que te rompen la retina cuando lo miras, pero que después piensas ¡ay, qué bonito, en esta calle nos ha vomitado un unicornio! Y es que ver las casas mexicanas es un festival de colores que da alegría a las calles.

No me pregunten por qué nunca se terminan de pintar porque no lo sé; en realidad nunca me lo había planteado hasta que llegué a España y vi que aquí las casas estaban totalmente pintadas. Seguro que si van a México es algo que les llamará la atención.

Persianas exteriores

Aquí las casas suelen tener persianas porque a la gente no le gusta dormir con la luz, algo que en México nos da igual… corrección, me daba igual, he descubierto lo rico que es dormir a oscuras. Inclusive las mismas persianas sirven para aislar el frío por la noche. 

Utensilios de cocina 

Otro ejemplo son los utensilios de cocina. Hay algunos que compartimos y son los mismos, pero hay otros como el tortillero, la licuadora o el molcajete que no se encuentran en España, y es fácil saber por qué. La respuesta es la comida: los españoles no comen tortillas de maíz, por tanto no conocen los utensilios para elaborar este alimento. 

Ellos compran la tortilla de trigo ya empaquetada, pero lo que no saben es que nosotros tenemos el petate para hacer la masa, que después pasaremos en la tortillera para hacer la tortilla y calentarla en el comal para entonces ponerla en el tortillero y no se enfríe…uf, dejen tomar aire. 

Y en vez de la licuadora, usan las batidoras para hacerse batidos. Qué curioso que nuestra comida influya en los aparatos que utilizamos y en la forma de cocinar, ¿no? 

casas mexicanas

Calefacción o estufas

Como dije antes, el clima también influye. Aquí en España las casas tienen calefacción o alguna estufa para poder soportar el frío durante el día, mientras que en México la solución es ponernos unas 10 cobijas (mantas) encima. Por la noche -no, no es broma-, en México ponemos mínimo tres cobijas súper gruesas, en lugar de nórdicos, más ligeros y calentitos. La verdad es que estando en mi país nunca se me habría ocurrido poner la calefacción para calentar la casa. 

Chimeneas 

En España suelen estar en casas y no en pisos. Me he encontrado que muchas casas de mis amigos tienen chimenea y realmente las encienden en invierno para calentarse. He de reconocer que esto me encanta. En México sería difícil encontrar una casa con chimenea. 

Bañera

En España es más común que encuentren baños con bañera, aunque no pertenezcas a una clase social alta, en México no recuerdo que las haya con frecuencia. 

Vitrocerámica

Sí, también las hay en mi país, pero no es lo más común. Aquí te mudas a un piso y suele tener ya la vitrocerámica integrada. Allá se siguen utilizando mucho los fogones. 

Lavavajillas

El mejor invento cuando tienes muchas visitas y se queda toda la cocina llena de platos. Nunca me había planteado tener un lavavajillas en México, ¡es que ni de lejos se me habría ocurrido! Allá lavamos siempre a mano y cuando no queremos hacerlo utilizamos platos de porexpan (unicel). Eso, o a tu hermano pequeño.

casas españolas

No en todas las casas, tanto españolas como mexicanas, hay todo lo que les he dicho, pero son aspectos generales que la mayoría tiene y es fácil darse cuenta del cambio. Creo que lo más curioso de todo esto es ver cómo en ambos países nuestras rutinas en casa son tan diferentes, que eso ha influenciado su diseño.

Yo estoy muy contenta de poder experimentar este cambio, hay cosas que me gustan más de México y hay otras de España, por lo que mi solución es combinar mis dos hogares. 

¿Ustedes saben más diferencias que existan entre las casas de ambos países?

Este artículo ha sido escrito por Xochi Torres de la cuenta El viaje de Xochi.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba