3 cosas que no me contaron sobre Polonia y 1 que descubrí en mi camino

datos sobre polonia

Corría el año 2016, yo deseaba vivir una experiencia diferente, un cambio de aires (imaginaros el aire frío de Polonia). A pesar de ser mi 4º año de carrera, decidí probar a pedir un Erasmus, donde fuera. En mi universidad, tenía la posibilidad de pedir 10 destinos y pedí los 10, solo para tener todas las probabilidades a mi favor. 

Finalmente, y no sin dramas intermedios de cambios de última hora, me destinaron durante 5 meses a la maravillosa (en serio, es genial) ciudad de Wroclaw, traducida al español como Breslavia.

No quiero contaros mi experiencia de Erasmus, porque no tuvo mucho interés para una persona que no sea yo misma, sino que comentaré curiosidades de Polonia: cosas que yo no me esperaba y que supusieron un choque tremendo.

Por favor, no paguéis (ni habléis) al conductor

El primer día tuvimos en la universidad una charla de bienvenida, en la que nos comentaban cositas sobre la ciudad. Parece ser que, aunque éramos solo 3 españoles en todo el grupo, para cierta información se centraron en nosotros.

“Por favor, españoles, no le habléis al conductor”. Debido a mi casi nula experiencia en otros países, no es que pensara en charlar con el conductor sobre cómo quedó el fútbol el finde pasado (mi conocimiento del fútbol polaco no es tanto), pero un “buenos días” mañanero hubiera caído seguramente.

Parece ser que era una falta de respeto a personas que estaban trabajando sin ser molestadas,  y que además tenían máquinas fuera y dentro de los vagones del tranvía que te hacían el trabajo más fácil. PERO, ¿y si no pagas? Mi mente española, pícara salió a relucir. Pues que te la puedes jugar pero si te pillaban, pagabas lo que te costaría la tarjeta 5 años, no te rentaba.

Se bebe mucho, y a deshora

Ya sé lo que me vais a decir. ¡A deshora para ti que bebes a las 23:00! Pero para mí, fue un choque, fue hace 4 años, era joven, lozano, ingenuo.

Resulta que uno de los primeros días me voy a probar un pierogui a un restaurante polaco famoso de Wroclaw y veo en la barra a las 14:00 cómo dos personas, después de una comilona, que no veas lo que comen también, se parapetaban en la barra a rebajar esa cantidad de comida con un chupito de vodka. ¡Ahí, finura! Hasta ahí todo bien. Si no fuera porque era un miércoles y le siguieron otros dos para cada uno. 14:00. Miércoles. 3 chupitos encima. Calentitos para el frío.

Añádele que cenan antes que nosotros, las cervezas de las 19:00, los chupitos de las 21:00 y preparados para bailar. 

Reconozco que ir a las discotecas de Wroclaw a la 1:00 se me hacía raro porque solo podías encontrar italianos y españoles. Bueno, un buen momento para sentirse en casa.

Polonia, un crisol de culturas

Puedes pensar que Polonia es más o menos como Rusia, pero, y aunque tengan algunas cositas en común, Polonia tiene la suerte (o mala suerte) de haber pasado por muchos países que han impuesto en muchos casos su cultura como Rusia o Alemania y otros que debido a la inmigración, como puede ser Turquía o Ucrania, han dejado su seña de identidad.

La verdad es que mi yo cateto de principios de 2016 solo conocía la parte de Auschwitz y de los nazis. Craso error. Sin salir de Wroclaw, sin ser la ciudad más importante de Polonia, pude visitar un jardín japonés, comer en un restaurante ucraniano, beber café turco, conocer a un mongol que sabía hablar polaco, ver edificios con influencia soviética…  Y ya ni contarte de un rascacielos muy parecido a cualquier calle de Manhattan.

Polonia se convirtió en el primer país en el que pude bucear en sus tradiciones (nota: mi TFG, el cual hice en Polonia y sobre Polonia, me ayudó con esto). Me encantaba conocer la historia de primera mano, hice free tours por encima de mis posibilidades y guardo un recuerdo muy bonito de toda la zona de Silesia.

Así que, os invito como foráneo a visitar este país, eso sí, os aviso: hace MUCHO frío pero la calefacción en los sitios están como a 40 grados. Practica eso de llevar 4-5 capas y quitártelas cada vez que entras en un sitio. No te preocupes, se le coge el truquillo.

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba